¿Feminista yo? No… para nada.

Cada vez que menciono el tema del feminismo entre distintos círculos de amigas, se produce un silencio. Por alguna razón que no entiendo a muchas mujeres no les gusta decir que son feministas.

Cuando Lucila y yo organizamos el grupo de lectura sobre maternidad y feminismo en la Universidad de East Anglia, en nuestra primera reunión, a la que acudieron alrededor de 17 mujeres, un tercio dijeron algo así como:

Sí, creo que a las mujeres se nos discrimina en general, y en especial en la Universidad, y me gustaría cambiar esa situación. En casa siempre he luchado para tener un reparto equitativo de las tareas y eso que tenemos 3 hijos y los dos trabajamos a tiempo completo. En el parto de mis  tres hijos, me peleé con todo el equipo médico para tener el derecho a parir como yo quería, y para que mi pareja estuviera en el paritorio. En mi departamento soy conocida por estar comprometida con distintos movimientos de promoción de los derechos de la mujer, pero feminista, la verdad es que no se si soy feminista”

Hay muchas mujeres por el mundo que sin querer sonar feministas, en realidad son muy feministas. Y yo me pregunto, ¿Cuál es el problema? ¿Qué carga negativa tiene la palabra feminista que nos impide en ciertos círculos definirnos como tales? A veces tengo la sensación que cuando digo que soy feminista pierdo credibilidad. En el entorno académico anglosajón no es tan grave, o al menos me lo parece en comparación con España,  en  donde en ciertos contextos te miran como si tuvieras un serio problema de identidad.

Luchar por los derechos de la mujer está bien, pero ser feminista es otra cosa.  Y yo me pregunto, ¿Qué hay de malo en creer en la igualdad entre sexos, luchar por que las personas se desarrollen en función de sus capacidades y no en función de los roles adscritos a su género, intentar que nuestra sociedad sea un lugar en el que hombres y mujeres nos podamos expresar con más libertad, y en que la justicia social no se supedite a criterios de raza, etnia, clase o género?

Algunos de los prejuicios que me he encontrado en relación con el hecho de definirme como feminista son los siguientes:

–         Las feministas son feas, llevan el pelo corto, no se depilan, no se maquillan, y no tienen ningún interés en mostrarse femeninas. Es mas, detestan lo femenino. (Cuando en realidad, lo que se detesta son las construcciones culturales y sociales de lo femenino que subyugan a la mujer. Hoy por ejemplo llevo maquillaje, el pelo en una coleta porque esta mañana no he tenido casi tiempo de peinarme, y lo de depilarme… dejémoslo en que estoy a favor de tener tiempo para poder hacerlo. Y…. este fin de semana me he comprado un vestido para ir a bailar, y unos pantalones vaqueros de rebajas !Seguro que el lunes Lucila me echa del blog….)

–         Las feministas odian a los hombres ( Mira tú por donde que muchas de ellas se casan con hombres, y algunas hasta tienen hijos con ellos! Una de ellas, Lucila, feminista declarada y otra de ellas, una servidora)

–         Las feministas son todas lesbianas ( Y? La verdad es que no todas, pero hay lesbianas, hay gays, hay hombres feministas, hay abuelas feministas y adolelescentes feminista Un poco de todo, como es de esperar en cualquier movimiento social cuyas premisas no son excluyentes)

–         Las feministas son agresivas, están todo el día enfadadas y piensan que todo lo que pasa en el mundo el culpa del patriarcado (Vayamos por partes, muchas cosas son culpa del patriarcado, y tenemos motivos para estar enfadadas cuando nos pagan menos por el mismo trabajo, cuando somos objeto de violencia sexual en nuestras sociedades o cuando se nos discrimina en distintos ámbitos. Pero no nos equivoquemos, disfrutamos de la vida. Así que enfadarse lo justo.  Indignarse ante la injusticia, actuar con firmeza ante la discriminación y ser compasiva  con el dolor  ajeno y el propio es otra cosa muy diferente.)

–         Las feministas queman sujetadores ( Personalmente tiendo a llevarlos más que a quemarlos, y no creo que eso afecte a mi feminismo)

–         Si las feministas quieren la igualdad que sea para todo (Esta frase solía oírse mucho en relación con la mili. Cristina Almeida, contestaba muy bien diciendo que lo que queremos es tener los mismos derechos, pero no para hacer las mismas tonterías. Igualdad sí, en derechos, pero esa igualdad y esos derechos deben reflejar la diversidad y la diferencia entre hombres y mujeres. que fundamentalmente se reduce a que nosotras parimos y amamantamos (la que quiere).  La diferencia no se puede construir para hacer que las mujeres seamos menos en nuestras sociedades. El hecho de que pueda parir, de que quiera parir y  de que quiera amamantar no puede ser una condición que me constriña y me discrimine en esta sociedad.)

Seguro que me he dejado algún prejuicio suelto, y que después de que publique el post me vendrán un montón a la cabeza, pero  éstos son los que me han venido a la memoria en una soleada mañana en Escocia.

Natalia

4 responses to “¿Feminista yo? No… para nada.

  1. Lo que habla usted no es feminismo. Es tontería. Critiquen a las revistas de moda, todas ellas son directoras. Critiquen las operaciones estéticas, la pasión por la ropa, las actitudes de las soldados en la guerra. Recuerden el peor periodo de GB con M.Tacher, etc. Lean. Feministas si, feminismo estúpido no.

    • Si es cierto que hay muchísimos temas a tratar y todos ellos de gran importancia. Pero a veces cuando se habla de feminismo la gente sigue teniendo ideas estereotipadas y prejuicios que les impiden escuchar lo que el feminismo viene aportar. El post al que te refieres trata de eso, de las ideas preconcebidas, y todo ello en clave de humor. No se si estúpido.. pero digamos que liviano y sin altas pretensiones académicas, que para eso tenemos un blog y no un academic journal🙂

  2. Eso no es feminismo es hembrismo o feminismo radical, las verdaderas feministas luchan por igualdad de condiciones entre hombres y mujeres, las falsas profetas feministas son hembristas contrario de machista.

    IGUALDAD REAL YA!!!

    • Bueno, como todo es cuestión de opiniones. No hay un sólo feminismo, ni verdaderas o falsas feministas, sino diferentes puntos de vista a la hora de abordar la desigualdad. Si por hembrismo te refieres a la defensa de la superioridad de la mujer sobre el varón, no me identifico o no la practico, pero si entiendo que las mujeres somos diferentes y que nuestra diferencia no debería ser una desventaja.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s