DSK o la débil línea que separa lo público de lo privado en la vida de una mujer

 Durante muchos días me he resistido a la tentación de escribir sobre este tema. Primero porque estoy embarazada y hago las cosas a paso de tortuga, y segundo porque tengo poco tiempo para hacer el trabajo que se va acumulando en la mesa. Escribir sobre este tema exige bastante reflexión, pero hoy he pensado que me voy a lanzar. Me podía la indignación.

Cuando el escándalo de DSK salió a la luz y comenzaron a aparecer comentarios y noticias en la presa sobre la camarera de origen guineano, presunta víctima de un delito sexual por parte del entonces  director del FMI, me vino a la memoria el libro de Carol Pateman, “Contrato sexual”.  

En este libro Pateman señala que la delgada línea que separa lo público de lo privado es movible y se desdibuja cuando se trata de las mujeres. Como ejemplo citaba el caso de Anita Hill, profesora de derecho que acusó al entonces juez Clarence  Thomas de  acoso sexual en los noventa. El caso fue finalmente desestimado y Anita Hill fue sometida a escarnio público. Su vida personal fue expuesta sin pudor durante el juicio, en el que llegó a insinuar que era inestable mentalmente, mientras que el juez Clarence Thomas pasaba indemne la prueba.

El caso de DSK es una réplica del análisis que Pateman hace sobre cómo afecta la división de lo público y lo privado a los mujeres. En primer lugar, la mujer guineana objeto de presuntos abusos es presentada como una mentirosa ( mintió en su solicitud de asilo) y hasta como una prostituta, al mismo tiempo que se insinúa que todo fue un montaje debido a la llamada de teléfono que realizó a una persona en prisión justo después de que ocurriera la presunta agresión.  

La vida privada  de esta mujer guineana es desmenuzada, buscando cualquier resquicio en el que se pueda sustentar la idea de que un hombre como DSK es fiel, no miente o no se dedica a tales depravados menesteres. Es en definitiva, un buen hombre blanco.

DSK no ha sido ni con mucho sometido al mismo tratamiento. ¿Nadie se pregunta si el ex-director del FMI ha mentido alguna vez y probablemente por motivos mucho menos dignos que por salvar la propia vida para salir de su país? Aunque todo el mundo se cuestiona y rumorea sus devaneos sexuales, estos son presentados como “devaneos”, “posibles líos de faldas”, nunca como la conducta sexual de un tipo que a todas luces cree y practica el derecho de pernada ( y que conste que no lo digo yo, sino Vargas Llosa, que aunque no es políticamente santo de mi devoción, escribió un artículo excelente e impecable a este respecto en El País).

La cuestión bajo mi punto de vista no es tanto si la presunta víctima de un delito sexual cometido por DSK miente o no miente, tiene una vida “disoluta” o se dedica al tráfico de drogas en sus ratos libres. La cuestión es si DSK abusó de ella o no. ¿Por qué hemos de juzgar primero la vida privada de la víctima para concluir si hubo o no delito?

Es curioso que este tipo de necesidad de testar la credibilidad de la víctima se de sobre todo cuando las mujeres acusan a los hombres de delitos sexuales. El caso puede venirse abajo perfectamente, pero no olvidemos que la camarera del hotel presentó después del encuentro sexual con DSK hematomas en la vagina y un hombro dislocado. Curiosa manera civilizada de hacer el amor por parte de un hombre que declara “Si, me gustan las mujeres., ¿Y qué?”

Entre la chulería altanera de quién se cree intocable, y la acusación de perpetrar un delito sexual hay un buen trecho, que espero se recorra con el respeto y la dignidad que las mujeres nos merecemos, seamos putas, camareras, traficantes, refugiadas o madres solteras. 

Natalia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s